portada - 2017-12-06 -

Congreso 2017: uno de los períodos con menos leyes sancionadas en casi 30 años



Finalizó el período de sesiones ordinarias en el Congreso, cuyo ritmo estuvo marcado al compás de las elecciones en las que se renovaron 127 diputados y 24 senadores. El que termina, el segundo de la presidencia de Mauricio Macri, fue un año de menos reuniones que el anterior, con un muy bajo número de leyes sancionadas, y que tuvieron como eje principal la economía.


El punto más relevante del balance 2017, que realiza la fundación Directorio Legislativo es que fue el tercero con menor cantidad de leyes sancionadas en casi 30 años, con apenas 75. Desde 1991, solo hubo otros dos períodos con menor cantidad de iniciativas aprobadas: 65 en 2005 y 70 en 2010. El récord fue en 2014 con 174, y salvo algunas excepciones, el promedio suele estar en unos 130. En cuando a medias sanciones -fueron 169- el Congreso también estuvo por debajo de la producción de los últimos años.

 

De las leyes sancionados, solo 28% fueron promovidas por el Poder Ejecutivo. Se trata de un porcentaje casi idéntico al del primer año de Macri. Claro que aún restan temas clave para el Gobierno para las sesiones extraordinarias: Presupuesto 2018, las reformas tributaria, previsional y laboral, el pacto y el consenso fiscal firmado con las provincias, entre otros. Del 72% restante de las normas avaladas, la mayoría, unas 32, fueron impulsadas por la oposición, 16 por legisladores del oficialismo y apenas 6 del total surgieron del consenso entre ambos bandos.

 

Analizando el foco de los proyectos se desprende que hubo una preeminencia de la economía, conjuntamente con los de relaciones internaciones (incluyen acuerdos comerciales), que sumados se llevan el 40% del total. Un porcentaje igual representan las iniciativas que se refieren a declaraciones sobre "fiestas, días o monumentos", por lo que quedaron más relegadas cuestiones vinculadas a la Justicia, género (se aprobó la ley de paridad para las candidaturas legislativas), salud, educación y ambiente.

 

Entre ordinarias, especiales, e informativas, Diputados sesionó del 1 de marzo al 30 de noviembre unas 14 veces, cinco menos que en 2016, aunque bastante más que en 2015, el anterior turno de elecciones; en esa oportunidad apenas fueron 9. Por su parte, el Senado igualó la tendencia con 15 sesiones contra 19 del año anterior, pero con 5 más que hace dos períodos. Cabe señalar que la cantidad total entre ambas Cámaras, es decir 29, estuvo por encima de lo que suele ocurrir en los años en los que se realizan elecciones. Pero también hay que aclarar que 8 de esas sesiones fueron para que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, brindara su informe mensual de gestión, como marca e artículo 101 de la Constitución. Éstas fueron el doble que en 2016.

 

A partir del 10 de diciembre el Congreso reconfigurará su conformación cuando asuman los diputados y senadores que obtuvieron una banca en las pasadas elecciones. El oficialismo engrosará su número en ambas Cámaras, pero seguirá sin tener quórum propio hasta el final del mandato de Macri, con lo que se verá obligado a negociar todas las iniciativas que intente aprobar.

 

En Diputados, Cambiemos llegará a unos 108 integrantes y buscará apoyo en el flamante interbloque que acordaron gobernadores del PJ, con base en la bancada Justicialista, que contará con casi una veintena de miembros. Mientras que en Senado apostará por encontrar respaldo en el peronismo dialoguista que encabezará Miguel Pichetto tras cerrarle la puerta de ese espacio a la expresidente Cristina de Kirchner.